Blogia
VILMA ISABEL M.

JESÚS REGALA SUS DONES A LAS ALMAS QUE LO VISITEN

San Alfonso María de  Ligorio.

Santa Teresa decía: “Procuremos no apartarnos ni perder de vista a nuestro amado pastor Jesús, porque, así como aquellas ovejas que están más cerca de su pastor son siempre las más consentidas y amadas, así también nosotros recibiremos grandes favores, siempre que nos acerquemos a Jesús en el Santísimo Sacramento”. 

Señor Jesús, creo que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento y así como eres mi esperanza, mi salvación, mi fortaleza y mi consolación, así quiero que también seas ahora todo mi amor y el único objeto de todos mis pensamientos, deseos y afectos.

Mi mayor contento, es saber que tu felicidad es infinita.

Reina, Señor, sobre mi alma; poséela para siempre. Mi voluntad, mis sentidos, mis potencias son todas siervas de tu amor y no quiero que en este mundo se empleen en otra cosa que en darte gusto y gloria.

 

SI VISITAS A JESÚS, TAMBIÉN VISITA A SU MADRE.

Madre de Misericordia, aplaca a tu Hijo. Si a Ti, que estás en lo más alto del cielo, todo el mundo te reconoce como la beneficiaria común de todas las gentes, nosotros te rogamos, Virgen Santísima, nos concedas del socorro de tus súplicas delante de Dios, súplicas que son más estimables y más preciosas que todos los tesoros de la tierra; súplicas que obligan a Dios a perdonarnos nuestros pecados y nos alcanza una gran abundancia de gracias.

_*Santísimo Sacramento del Altar, que seas Tú el único objeto de todos mis pensamientos, deseos y afectos*_

0 comentarios