Blogia
VILMA ISABEL M.

ORACIÓN

*Visita a María Santísima*

¡Oh María, dulce Virgen, Madre de Dios, refugio de los pecadores!  Inclina los oídos de tu piedad a los piadosos ruegos de este indigno siervo tuyo y concédeme que sea del número de aquellos que Tú amas.

Purifica, oh Virgen Inmaculada, mi corazón de cualquier pecado; separa de mí cuanto desagrada a tus ojos; purifica mi alma de todo amor a los bienes vanos y terrenos e introduce en ella un amor puro a los bienes celestiales.

Ruega, ¡Oh Virgen Santa!, a tu Hijo por mí, ahora y en la hora de mi muerte, y en aquel día del juicio, cuando tenga que dar cuenta de todas mis obras, para que por tu intercesión sea liberado de las penas eternas y pueda ir a gozar de tu amable compañía en el cielo.

¡Virgen pura!, No apartes tus ojos de este miserable pecador.

A tu piedad encomiendo mi alma y mi cuerpo, librándome de todo peligro e intercediendo ante Jesús para que perdone mis pecados, me dé una fe verdadera, una esperanza firme, una caridad ardiente y la gracia del Espíritu Santo, la cual me haga ejecutar siempre su santa voluntad y se digne, por su infinita Piedad, preservar este país de peste, hambre, guerra, pecado, y librarme a mí y a todos mis familiares, mis amigos y a todos los fieles cristianos de todo mal. Amén.

0 comentarios