Blogia
MANANTIAL DE VIDA -SHEKINA

ORA CON INSISTENCIA Y PERSEVERANCIA

ORA CON INSISTENCIA Y PERSEVERANCIA

Junto a la acción de gracias continua, la petición, porque son muchas las ayudas que necesitas, sin las cuales no podes salir adelante. Aunque el Señor te concede de hecho muchos dones sin que se los pidas, ha dispuesto otorgarte otros teniendo en cuenta la fuerza de tu oración . Y como no sabes cuál es la medida de oración que El espera para otorgarte esas gracias, es necesario que pidas incansablemente: es preciso que ores siempre sin desfallecer. Y el Señor, en su Evangelio ( Mt 7, 7-12 ) , te da la seguridad más plena de que serán siempre atendidas tus oraciones. Él mismo sale fiador con su palabra: todo lo que pidas y sea para tu bien se te concederá siempre. Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.

Hay además una razón para que seas perseverante en tu oración: cuanto más pides, más te acercas a Dios, más crece tu amistad con Él. En la tierra, cuando hay que pedir un favor a un poderoso se busca un lazo que nos una a él, el momento oportuno, en que se encuentre de buen ánimo... A tu Padre Dios siempre lo encontrarás dispuesto a escucharte. ¿Hay acaso alguno entre vosotros que, pidiéndole pan un hijo suyo, le dé una piedra? ¿O si le pide un pez, le dé una culebra? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará cosas buenas a los que se las pidan? Dispones de todas las razones para acudir con confianza a Dios. Nada debe quebrantar tu fe.

¿Y qué tienes que pedir…. Todo ?  Señor, esa enfermedad... Señor, esta tristeza... Señor, aquella humillación que no sé soportar por tu amor... Quieres el bien, la felicidad y la alegría de las personas de tu casa; te oprime el corazón por los que padecen hambre y sed de pan y de justicia; de los que experimentan la amargura de la soledad; de los que, al término de sus días, no reciben una mirada de cariño ni un gesto de ayuda.

“Por los que no pueden apartarse del pecado y corren el riesgo de que sus almas se pierdan para toda la eternidad”.

Para que tus oraciones lleguen con más prontitud ante la presencia de Dios. El camino es la mediación de María, Madre de Dios, y Madre tuya. Y entre tus oraciones debe estar el  Santo Rosario, la oración tan querida y recomendada de la Virgen, por medio de la cual puedes cumplir  el mandato del Divino Maestro: Pedid y recibiréis, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá.

No rechaces éste consejo.

0 comentarios