Blogia
MANANTIAL DE VIDA -SHEKINA

Tema 11 : DIOS TE RECOMPENSA

Hebreos 11,6

 En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer  que  el  existe  y que recompensa a quienes lo buscan.

Dios tiene galardones para ti, si eres una persona de fe, y sabes agradar a Dios con tu vida. Un galardón es una recompensa o premio especial y si buscas al Señor y das testimonio de eso, él te premiará, porque así te lo promete en Su Palabra .

Buscar a Dios no significa solamente ir la iglesia cada domingo, es reconocer la necesidad que tienes de Él, no sólo cuando las cosas te van mal, sino en cualquier circunstancia de tu vida. 

Dios para motivarte buscó premiarte; como suele hacer un padre en la vida natural. Pero debes saber que ese es solamente el comienzo de la relación, no debes esperar siempre algo para buscarle. Anhela al Señor por quien es, no por lo que pueda darte y cuando obtengas lo que necesitas búscale aún más. 

Dar, orar y ayunar son instrumentos poderosos para recibir bendición, se podría decir que son llaves que te abre la puerta de los cielos. Las recompensas vienen cuando utilizas estas llaves.

Tu tienes llaves en tu poder que utilizas para abrir infinidad de mecanismos útiles. Imagina lo inútil que  sería  la  llave  de  tu  casa si no

pudieras   con ella abrir  y entrar. Lo mismo pasa con la Palabra que recibes. De nada sirve que tengas la llave si no logras hacer que funcione. Si piensas que Dios no escucha tu voz porque tus necesidades continúan angustiándote, seguramente no has utilizado bien las llaves que te dio.

Las llaves que Dios  te ha dado: 

  1. La llave de dar generosamente

Mateo 6,1-4 …“ Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Más cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.
La Palabra te habla de recompensas que puedes alcanzar de acuerdo a tu generosidad y en la forma en que compartas le que tienes. Si das esperando recibir no obtendrás galardones o recompensa. Dios siempre observa lo que haces y debes comprender la diferencia entre diezmar , ofrendar y dar limosna. Cuando diezmas no das lo que te sobra a alguien que tiene necesidad, sino que siembras en el Reino que te pertenece , es un mandato

de Dios. Ofrendar es lo que sale de tu corazón  voluntariamente para Dios, tanto en lo material como en lo espiritual y Dios que no se deja ganar en generosidad te recompensa. Dar limosna, es contribuir  a las obras de misericordia de la iglesia de Cristo.

Nunca le cierres tu mano al necesitado. Quien al pobre da, a Dios presta.

Puedo dar testimonio de que dar es la mejor forma de recibir. Te dice el Señor “ Hay más alegría en dar que recibir “ Hechos 30,35

2.-La llave de la oración .

Mateo 6, 5-6 .. Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará

en-público. 
La segunda recompensa pública tiene que ver con buscar a Dios en la oración. Pero debes orar en forma efectiva, creyendo que lo obtendrás poniendo todo el corazón y no mecánicamente. Todos doblamos nuestras rodillas en algún momento y si lo haces correctamente, debes ser capaz de encontrar respuestas para tu vida, debes escuchar la voz de Dios. Debes orar en secreto, en privado para que tu recompensa sea evidente y manifiesta. 
La oración del Padre Nuestro habla de ocho cosas importantes y seis de ellas hablan de pedir. El pedir es necesario para la Gloria de Dios. Para recibir lo que pides debes orar con fe y dar de lo que tienes. El que da recibe, es la ley divina. Das  en  abundancia  recibes  en  abundancia,  el

compartir  es el secreto. 

3.- La llave del ayuno

En Mateo 6,16-18 leemos: Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y  tu  Padre  que

Ve  en lo secreto te recompensará en público. 
No creas que eres espiritual si ayunas públicamente. Actuando de esa forma, lo único que recibirás será la admiración de los que te rodean y será imposible que obtengas lo que el Señor quiere darte. No actúes interesadamente. 
Cuando ayunes hazlo de corazón. Dios te habla de dar, orar y ayunar en un solo mensaje porque son las llaves que tienen el poder de traer recompensas a tu vida. Utilízalas correctamente para agradar al Señor. Las tres son importantes y van de la mano ya que unidas son más efectivas. Si las ejerces por separado también tendrás tu recompensa en el cielo y la vida eterna. Pero si las practicas juntas recibirás las recompensas en la tierra. Dios le gusta premiar a quienes le buscan con corazón sincero, no por interés. 
El Ayunar tiene el poder de transformar tu fe. Si renuncias a alimentar tu cuerpo para alimentar tu alma y demuestras dominio propio reflejas tu voluntad para buscar espiritualmente la  Palabra, y así estás preparado para recibir las recompensas que Dios te ofrece generosamente por tu entrega.

Pero debes tener cuidado de no atesorar esas recompensas materiales y espirituales que Dios te da, es decir no debes acumularlas egoístamente, sino COMPARTIRLAS, SIGUES SEMBRANDO EN EL CIELO para cosechar en la tierra. Nunca debes actuar egoístamente, porque eso no es lo que Dios espera de ti; El te da para que tu sigas dando, repartiendo y compartiendo bendiciones.

Mateo 6,19-20  No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino  haceos  tesoros  en  el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 

Todo lo que recibes de Dios, todas esas recompensas y galardones que él te da deben estar a  disposición  de  la obra de Dios.
Mateo 6,24 …. Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro.

No puedes servir a Dios y a las riquezas. Debes compartir esas riquezas, todo es de Dios  y  él  te  lo  da  para que lo compartas, en la medida que te

desprendes,  recibes más.

PROPÓSITO DIARIO

Hacer uso de estas  3 llaves en tu vida,  reconocer que toda riqueza te viene de Dios y debe volver a él,  en  tu prójimo. No hagas el bien, ni realices la obra de Dios buscando recompensas, hazlo por amor a Dios.

0 comentarios