Blogia
VILMA ISABEL M.

Vida Espiritual

VIDA ESPIRITUAL

Señor, te abro mi alma y dejo que me vacíes de esas emociones insanas que siembran distancia entre Tú y yo, No quiero ser una persona vacía y con ausencia de caridad.


Ayúdame  sanar de todos esos resentimientos del corazón. Pongo mi vida en tus manos. Hazme crecer en el amor para ser cada día mejor. Lléname de sabiduría para afrontar el gran desafío de mi conversión.
Quiero que mi fe aumente día a día y me vaya abriendo caminos de salud, de fuerza, de amor y de entrega a tu misión.

Sana mi alma.
Dame vida en abundancia para ser testigo de tu poder. Confío en tu amor y en tu bendición que ahora derramas sobre mí.

Amén

*Propósito para hoy*

Rezar tres Avemaría al final del día encomendando a Dios a todas y cada una de las personas con las que te hayas encontrado


*Frase de reflexión*"

El mundo nos hace preocuparnos por nosotros mismos, por tener, por el placer. El Evangelio nos abre a los demás, a compartir con los pobres". Papa Francisco

VIDA ESPIRITUAL

VIDA ESPIRITUAL :
El Papa Francisco explicó que “Dios es alegría, no sufrimiento ni aburrimiento”.

Así lo dijo el Papa el 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción de la Virgen María a los cielos.


“Sí, porque Dios es alegría, no aburrimiento. Dejémonos llevar por la mano de la Virgen. Cada vez que tomamos el Rosario en la mano y rezamos por él, damos un paso hacia la gran meta de la vida”.           

En primer lugar, el Papa Francisco reflexionó en la narración bíblica del Evangelio de San Lucas de hoy, “Solemnidad de la Asunción de María Santísima, la Virgen Santa” en la que la Madre de Jesucristo reza diciendo: “mi alma engrandece al Señor y mi espíritu se alegra en Dios, mi salvador” por lo que el Papa invitó a meditar dos verbos de la oración conocida como “El Magnificat” que son “engrandecer y exultar”.


“Se exulta cuando sucede algo tan lindo que no basta alegrarse por dentro, en el alma, sino que se quiere expresar la felicidad con todo el cuerpo: entonces se exulta. María exulta por Dios”, explicó el Papa.En esta línea, el Pontífice se detuvo para comentar: “Quien sabe si también a nosotros nos ha sucedido el exultar por el Señor. Exultamos por un resultado alcanzado, por una buena noticia recibida, pero hoy, María, nos enseña a exultar en Dios, porque Él hace grandes cosas”.Y de este modo, el Santo Padre añadió que estas “grandes cosas” son las que introducen al otro verbo citado: “Engrandecer” (Magnificar). De hecho, magnificar significa exaltar una realidad por su grandeza, por su belleza…” y añadió: “María engrandece al Señor, lo alaba diciendo que Él es verdaderamente grande”.

Si queremos ser felices en nuestra vida : Es importante buscar cosas grandes, de lo contrario, nos perdemos en tantas pequeñeces. María nos demuestra que si queremos que nuestra vida sea feliz, en el primer lugar se coloca a Dios, porque Él solo es grande. Cuántas veces, en cambio, vivimos persiguiendo cosas de poca importancia: prejuicios, rencor, rivalidad, envidia, bienes materiales superfluos… ¡Cuántas mezquindades en la vida!”, advirtió Francisco.Por ello, el Santo Padre aseguró que “hoy María nos invita a mirar las ‘grandes cosas’ que el Señor ha logrado en ella”. Y estas son las ‘cosas grandes’ que la Iglesia Universal festeja : “María fue asunta en el cielo, pequeña y humilde, recibe en primer lugar la gloria más alta”.


El Papa explicó que la Asunción de la Virgen María “es una llamada para todos, especialmente para quienes están afligidos por dudas y tristezas, y viven con la mirada dirigida hacia abajo”, por lo que exhortó a siempre mirar hacia arriba.“Miremos hacia arriba, el cielo está abierto; no inculca miedo, ya no es más lejano, porque en el umbral del cielo hay una madre que nos espera. Ella es la reina del cielo, y ella es nuestra madre. Nos ama, nos sonríe y nos ayuda con cuidado. Como toda madre quiere lo mejor para sus hijos y nos dice: Ustedes son valiosos a los ojos de Dios; no están hechos para las pequeñas gratificaciones del mundo, sino para las grandes alegrías del cielo”, afirmó.


Por último, el Papa Francisco invitó a dejarnos atraer por la belleza verdadera, “no nos dejemos atrapar por la pequeñez de la vida, sino elijamos la grandeza del cielo. Que la Santísima Virgen, Puerta del Cielo, nos ayude a mirar con confianza y alegría allí todos los días, donde está nuestro verdadero hogar”.


ORACIÓN:Gracias, Señor Jesús, porque a través de tu siervo en la tierra, tu elegido, el Pontífice PAPA FRANCISCO, nos haces ver y comprender la grandeza de tu amor , y la grandeza espiritual de María tu Madre y la nuestra.Te entregamos nuestras vidas, nuestros matrimonios, nuestras familias, nuestro servicio, con lo que somos y con lo que tenemos.Te amamos, pero has, que cada día te amemos más. Amén.

PROMESAS DE DIOS PARA SUS HIJOS.

PROMESAS DEL SEÑOR, NUESTRO ÚNICO Y VERDADERO DIOS.
Jeremías 29, 11:

 «Sólo yo conozco los planes que tengo para ti, prosperidad y no desgracia y un futuro lleno de esperanza. Yo soy el Señor, el que está hablando.”
Querido hijo (a)  de Dios, quédate quieto por el momento y glorifica a Dios por Su favor, Su Gracia y Su majestad. Dios es capaz de hacer lo imposible y está siempre cerca. Él nos ama incondicionalmente.


 BENDICE  ALMA  MÍA  AL SEÑOR HOY Y SIEMPRE. AMÉN.

VIDA ESPIRITUAL

PAPA FRANCISCO

26 de Junio 2019

« No hay espacio para el egoísmo en el alma de un cristiano. Si tu corazón es egoísta, tú no eres un cristiano, eres un mundano que buscas solamente favores y beneficios”

Pidamos al Espíritu Santo para que nuestras comunidades sean acogedoras y solidarias, viviendo la liturgia como encuentro con Dios y con los hermanos.

CÒMO ESTÁ TU VIDA ESPIRITUAL

Lee la palabra de Dios y discierne:

Apocalipsis 3:15-18

"Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas"


Tenemos que analizar con conciencia en qué estado espiritual estamos ¿Frío, tibio o caliente?

Dios, nos conoce y sabe en que estado está nuestro corazón;  el que no parece darse cuenta es cada uno de nosotros.


1-Cuando no reconocemos la acción de Dios en nuestra vida y, nos sentimos autosuficientes pensando que todo es merito propio y que todo lo merecemos; es cuando nuestro corazón esta FRIO, hay ausencia de Dios en nuestra vida, no lo necesitamos.


2- Cuando creemos en Dios, pero solo lo buscamos para solucionar nuestros problemas, para que nos haga el « milagrito» y , sino lo hace lo culpamos de que no nos escucho....pero incistimos y en ese momento somos capaces de arrodillarnos, hacer rosarios, en fin, suplicar de todas las formas posible, y hacerle a Dios todo tipo de promesas. Dios en su infinita misericordia compasión por nosotros, atiende a nuestro llamado y si lo que pedimos es bueno para nosotros coincidiendo con su voluntad, nos lo concede. Y , luego qué,  puede que le demos las gracias o simplemente ya lo conseguí y me voy, un ejemplo palpable es la Parábola de los diez leprosos (Lucas 17, 11-19) 

Ahora , los TIBIOS, dicen ser creyentes pero su actuar muestra lo contrario, están con Dios y con el mundo, un pie en la Iglesia y otro afuera, cuando me conviene si, y cuando me conviene no ; a esos «  Dios los vomita» porque son hipócritas.Los tibios, también tienen una fe tibia sin obras, una fe muerta (Santiago 2, 14-17)


3-Cuando verdaderamente creemos en Dios Uno y Trino, por lo que es: Dios Padre que nos ama como hijos, Jesucristo , Dios Hijo nuestro Salvador y Redentor y Dios Espiritu Santo nuestro Abogado Consolador y Santificador.Cuando buscamos Dios con todo el corazón, con todo nuestro ser, no, solamente por lo que nos pueda dar o por lo que podamos conseguir, sino porque hay una relacion amorosa fraternal llena de confianza , esperanza y fe. Una relación recíproca de amor, entonces estamos CALIENTES porque nuestro corazón arde con el fuego del Espiritu Santo. Estamos con.Dios en las buenas y en las malas, porque tenemos la convicción de que nunca nos abandona (Hebreos 13,5).


Si eres frío, acepta a Jesús, entrégate por completo a Él y déjalo actuar en tu vida, que transforme tu ser con el poder de su Palabra. Que haga de ti una nueva criatura. Que tu frialdad espiritual haga que busques el calor de la salvación en Cristo.


Hermano/na , el Señor quiere que seas caliente que tengas una.fe profunda por la persona de Cristo, que lo ames, que le des el primer lugar en tu corazón.

CONSEJOS PARA NO HABLAR MAL DE LOS DEMÁS:'PAPA.FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

12 consejos para no hablar mal de los demás,  para evitar difundir chismes, rumores, habladurías, criticas o ser “terroristas” que usan la “lengua” como “bombas” que dividen y dañan la comunión entre hermanos cristianos, en los grupos católicos,  en el Vaticano y en la Iglesia Católica. 


No hablar mal de los demás es un libro de la  editorial EFFATTA, escrito por fray Emiliano Antenucci, divulgador de la devoción a la Virgen del Silencio y cuya consagración mariana Francisco aprobó en la práctica, sin un documento oficial hasta el momento,  el pasado mes de abril de 2019.
En la obra también se incluye la oración a la Virgen del Silencio para favorecer las 12 virtudes:

 1- El silencio mismo,

2-  La escucha,

3-  La humildad,

4-  La alegría,

5-  La atención hacia los demás

6-  La espera, 

7-  El equilibrio,

8-  La docilidad, 

9-  La estabilidad, 

10-  La pureza,

11-  La confianza y 

12- La misericordia.


¿Por qué hablamos mal de los demás? 

1- Porque no somos felices.

2- Por falta de autoestima y también de Dios 

3- Por la ira interior.

4- Para estar en el centro de atención.

5-  Manipular a los demás. 5- Por envidia de los dones de los demás.

6-  Ser esclavos de nuestras ideas.6- Para aumentar nuestra popularidad.

7- Constituir un grupo aislando a la persona de la que se habla mal. 

 8- También puedes ser aliado en causar el mal a alguien.


Chismorrear de los otros es ir contra la bendición del cielo. El Señor nos ha creado a todos para bendecir, no para maldecir. Para no dialogar.

El diálogo es hablar en la cara y no a las espaldas de las personas.Hablar de los demás nos hace sentir “justos” y nos da una seguridad falsa, pero nos aleja del mandamiento del amor de Jesús que nos dice “no juzgar para no ser juzgados”


Consejos prácticos para no hablar  mal de los demás: 

1- Antes de juzgar, mirarse al espejo.

2-  Hacerse un examen de conciencia.

 3- Hacer memoria de los propios pecados y del amor de Cristo que muere por nosotros en la Cruz.

 4-  Morder tu lengua. 

5-  Detente en silencio delante de Dios. 

6-  Buscar el lado positivo de las personas y no el lado negativo. 

7-  Ore por la persona calumniada. 

8- Sé discreto en preservar los secretos del corazón confiados por los otros. 

9- Se testigo de luz, de alegría y de amor en la propia vida. 

Pregúntate a ti mismo qué hiciste por Cristo, qué debemos hacer por Cristo.

10-  Confesarse por los pecados de la “lengua” que destruyen la paz, la alegría y la unidad entre las personas.

11-  Meditar la Palabra de Dios que es una medicina para nuestras propias palabras.

Pregúntate12-  Invoca a la Virgen del Silencio para que nos ayude en este camino.

VIDA ESPIRITUAL : CORAZÓN de JESÚS

JESÚS REY DE LOS CORAZONES*

REFLEXIÓN 

Jesucristo es rey de los corazones. Sabemos que durante su actividad mesiánica en Palestina el pueblo, al ver los signos que hacia, quiso proclamarlo rey. Veía en Cristo un justo heredero de David, que durante su reino llevó a Israel al culmen del esplendor.Sabemos también que ante el tribunal de Pilato Jesús de Nazaret a la pregunta: ¿Tú eres rey? respondió:"Mi reino no es de este mundo... Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz"(Jn 18,33. 36-37).En este mundo Cristo es rey de los corazones. Nunca quiso ser soberano temporal, ni siquiera sobre el trono de David. Sólo deseó ese reino que no es de este mundo y que, al mismo tiempo, en este mundo se arraiga por medio de la verdad en los corazones humanos: en el hombre interior. Por este reino anunció el Evangelio e hizo grandes signos. Por este reino, el reino de las hijas y de los hijos adoptivos de Dios, dio su vida en la cruz.Y confirmó de nuevo este reino con su resurrección, dando el Espíritu Santo a los Apóstoles y a los hombres en la Iglesia. De este modo Jesucristo es el rey y centro de todos los corazones. Reunidos en El por medio de la verdad, nos acercamos a la unión del reino, donde Dios "enjugará toda lágrima" (Ap 7,17), porque será "todo en todos" (1 Co 15,28).

CORAZÓN DE JESÚS: Vilma Isabel. Melgarejo

*CORAZÓN DE JESÚS,  DIGNISIMO DE TODA ALABANZA*
*REFLEXIÓN

Queridos hermanos y hermanas: Nos encontramos reunidos para venerar el momento único en la historia del universo en el que Dios-Hijo se hace hombre bajo el Corazón de la Virgen de Nazaret. Es el momento de la Anunciación que refleja la oración del "Ángelus Domini": "Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quien podrás por nombre Jesús. El será... llamado Hijo del Altísimo" (Lc 1,31-32). María dice: "Hágase en mí según tu palabra" (Lc 1,38). Y desde aquel momento su Corazón se prepara a acoger al Dios-Hombre: ¡"Corazón de Jesús dignísimo de toda alabanza".Nos unimos con la Madre de Dios para adorar a este Corazón del Hombre que, mediante el misterio de la unión hipostática (unión de las dos naturalezas), es al mismo tiempo el Corazón de Dios. Tributamos a Dios la adoración debida al Corazón de Cristo Jesús, desde el primer momento de su concepción en el seno de la Virgen. Junto con María le tributamos la misma adoración en el momento del nacimiento: cuando vino al mundo en la extrema pobreza de Belén. Le tributamos la misma adoración, junto con María, durante todos los días y los años de su vida oculta en Nazaret, durante todos los días y los años en los que cumple su servicio mesiánico en Israel. Y cuando llega el tiempo de la pasión, del despojamiento, de la humillación y del oprobio de la cruz, nos unimos todavía más ardientemente al Corazón de la Madre para gritar:¡"Corazón de Jesús dignísimo de toda alabanza". Sí, ¡Dignísimo de toda alabanza precisamente este oprobio y humillación! En efecto, es entonces que el Redentor alcanza el culmen del amor de Dios. ¡Y el Amor es digno de toda alabanza! Nosotros "no nos gloriaremos a no ser en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo" (cf. Ga 6,14), escribirá San Pablo, mientras San Juan enseña: "Dios es amor" (1 Jn 4,8).Jesucristo está en la gloria de Dios Padre. De esta gloria rodeó el Padre, en el Espíritu Santo, el Corazón de su Hijo glorificado. Esta gloria anuncia en los siglos, la asunción al cielo del Corazón de su Madre. Y todos nosotros nos unimos con Ella para confesar: "Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza, ten piedad de nosotros".

CORAZÓN DE JESÚS: Vilma Isabel. Melgarejo

CORAZÓN DE JESÚS, ABISMO DE TODAS  LAS  VIRTUDES

REFLEXIÓN :

El corazón decide de la profundidad del hombre. Y, en todo caso, indica la medida de esa profundidad, tanto en la experiencia interior de cada uno de nosotros, como en la comunicación interhumana. La profundidad de Jesucristo, indicada con la medida de su Corazón, es incomparable. Supera la profundidad de cualquier otro hombre, porque no es solamente humana, sino al mismo tiempo divina.Esta divina-humana profundidad del Corazón de Jesús es la profundidad de las virtudes: de todas las virtudes. Como un verdadero hombre Jesús expresa el lenguaje interior de su Corazón mediante las virtudes. En efecto, analizando su conducta se pueden descubrir e identificar todas estas virtudes, como históricamente emergen del conocimiento de la moral humana: las virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza) y las otras que derivan de ellas. (Estas virtudes las han poseído en grado elevado los santos y, si bien siempre con la gracia divina, los grandes genios del ethos humano).La invocación de las Letanías habla de forma muy bella de un "abismo" de las virtudes de Jesús. Este abismo, esta profundidad, significa un grado especial de la perfección de cada una de las virtudes y su poder particular. Esta profundidad y poder de cada una de las virtudes proviene del amor. Cuanto más enraizadas están en el amor todas las virtudes, tanto mayor es su profundidad. Hay que añadir que, además del amor, también la humildad decide la profundidad de las virtudes, Jesús dijo: "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón" (Mt 11,29).Al recitar el Ángelus Domini, recemos a María para que nos acerque cada vez más al Corazón de su Hijo; para que nos ayude a aprender de El, sus propias virtudes.


*JACULATORIA*: “Señor Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo”

CORAZON SE JESUS: Lleno de Amor y Bondad

ORAZÓN DE JESÚS, LLENO DE BONDAD Y DE AMOR

REFLEXIÓN :

El Corazón de Jesús es "horno ardiente de caridad", porque el amor posee algo de la naturaleza del fuego, que arde y quema para iluminar y calentar. Al mismo tiempo, en el sacrificio del Calvario el corazón del Redentor no fue aniquilado con el fuego del sufrimiento. Aunque humanamente muerto, como constató el centurión Romano cuando traspasó el costado de Cristo con la lanza, en la economía divina de la salvación este Corazón quedó vivo, como manifestó la Resurrección.He aquí el Corazón vivo del Redentor resucitado y glorificado, lleno de bondad y de amor: infinita y sobreabundantemente lleno. El rebosar del corazón humano alcanza en Cristo la medida divina. Así fue este Corazón ya durante los días de la vida terrena. Lo testimonia cuanto está narrado en el Evangelio. La plenitud del amor se manifiesta a través de la bondad: a través de la bondad irradiaba y se difundía sobre todos, en primer lugar sobre los que sufren y los pobres. Sobre todos según sus necesidades y expectativas más verdaderas. Así es el Corazón humano del Hijo de Dios, incluso después de la experiencia de la cruz y del sacrificio. Mejor dicho, todavía más: rebosante de amor y de bondad.En el momento de la Anunciación comenzó el coloquio del Corazón de la Madre con el Corazón del Hijo. Nos unimos hoy a este coloquio. Deseamos hablar al Corazón del Hijo mediante el Corazón de la Madre.¿Qué puede haber más bello que el coloquio de estos dos corazones? Queremos participar en él.

CORAZÓN DE JESÚS: Vilma Isabel. Melgarejo

CORAZÓN DE JESÚS, DE   MAJESTAD INFINITA.*

REFLEXIÓN

 Por medio del Corazón Inmaculado de María queremos dirigirnos al Corazón Divino de su Hijo, al Corazón de Jesús, de Majestad infinita.La iinfinita Majestad de Dios se oculta en el Corazón humano del Hijo de María. Este Corazón es nuestra Alianza. Este Corazón es la máxima cercanía de Dios con relación a los corazones humanos y a la historia humana. Este Corazón es la maravillosa "condescendencia" de Dios: el Corazón humano que late con la vida divina: la vida divina que late en el corazón humano.
Papa PIO XEn la Santísima Eucaristía descubrimos con el "sentido de la fe" el Corazón de Majestad infinita- que continúa latiendo con el amor humano de Cristo, Dios-Hombre. santa comunión: para que se unieran a este Corazón que es, al mismo tiempo, para cada uno de los hombres "Casa de Dios y Puerta del Cielo"."Casa" ya que, mediante la comunión Eucarística el Corazón de Jesús extiende su morada a cada uno de los corazones humanos."Puerta" porque en cada uno de estos corazones humanos, El abre la perspectiva de la eterna unión con la Santísima Trinidad.

VILMA ISABEL MELGAREJO: Corazón de Jesús.

CORAZÓN DE JESÚS, “SANTUARIO DE JUSTICIA  

*REFLEXIÓN La oración del Ángelus nos recuerda cada vez ese momento salvífico en el que, bajo el Corazón de la Virgen de Nazaret, comenzó a latir el Corazón del Verbo, del Hijo de Dios. En su seno se hizo hombre, por obra del Espíritu Santo. En el seno de María fue concebido el hombre, y fue concebido el Corazón.Este Corazón es - como todo corazón humano - un centro, un santuario en el que palpita con un ritmo especial la vida espiritual. Corazón, resonancia insustituible, de todo lo que experimenta el espíritu del hombre. Todo corazón humano está llamado a palpitar con el ritmo de la justicia y del amor. Por esto se mide la verdadera dignidad del hombre.¡El Corazón de Jesús palpita con el ritmo de la justicia y del amor según la misma medida divina! Este es precisamente el Corazón del Dios-Hombre. En El se debe cumplir hasta el final toda justicia de Dios hacia el hombre, y también, en cierto sentido, la justicia del hombre hacia Dios. En el corazón humano del Hijo de Dios se ofrece a la humanidad la justicia de Dios mismo. Esta justicia es al mismo tiempo el don del Amor. Por medio del Corazón de Jesús, el amor entra en la historia de la humanidad como Amor subsistente: "porque tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo" (Jn 3,16).
Deseamos mirar con los ojos de la Virgen Inmaculada la luz de aquel admirable misterio: ¡La justicia que se revela como Amor! ¡Amor que llena hasta el borde toda medida de la justicia! ¡Y la sobrepasa! Oremos, a fin de que mediante el Corazón de la Madre de Dios, el Corazón de Jesús, como "santuario de justicia y amor" se convierta para nosotros en "camino, verdad y vida".
*JACULATORIA*: “Señor Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo”

VILMA ISABEL MELGAREJO: Corazon de Jesús

*CORAZÓN DE JESÚS, LLENO DE BONDAD Y DE AMOR
REFLEXIÓN:

El Corazón de Jesús es "horno ardiente de caridad", porque el amor posee algo de la naturaleza del fuego, que arde y quema para iluminar y calentar. Al mismo tiempo, en el sacrificio del Calvario el corazón del Redentor no fue aniquilado con el fuego del sufrimiento. Aunque humanamente muerto, como constató el centurión Romano cuando traspasó el costado de Cristo con la lanza, en la economía divina de la salvación este Corazón quedó vivo, como manifestó la Resurrección.He aquí el Corazón vivo del Redentor resucitado y glorificado, lleno de bondad y de amor: infinita y sobreabundantemente lleno. El rebosar del corazón humano alcanza en Cristo la medida divina. Así fue este Corazón ya durante los días de la vida terrena. Lo testimonia cuanto está narrado en el Evangelio. La plenitud del amor se manifiesta a través de la bondad: a través de la bondad irradiaba y se difundía sobre todos, en primer lugar sobre los que sufren y los pobres. Sobre todos según sus necesidades y expectativas más verdaderas. Así es el Corazón humano del Hijo de Dios, incluso después de la experiencia de la cruz y del sacrificio. Mejor dicho, todavía más: rebosante de amor y de bondad.En el momento de la Anunciación comenzó el coloquio del Corazón de la Madre con el Corazón del Hijo. Nos unimos hoy a este coloquio. Deseamos hablar al Corazón del Hijo mediante el Corazón de la Madre.¿Qué puede haber más bello que el coloquio de estos dos corazones? Queremos participar en él.

*JACULATORIA*: “Señor Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo”

VILMA ISABEL MELGAREJO : Corazón de Jesús

CORAZÓN DE JESÚS, HOGUERA ARDIENTE DE CARIDAD

REFLEXIÓN:

Durante la oración del Ángelus deseamos dirigir, juntamente con la Madre de Dios, nuestros corazones hacia el Corazón de su Hijo Divino. Nos hablan profundamente las invocaciones de estas espléndidas letanías, que rezamos o cantamos sobre todo en el mes de junio. Que la Madre nos ayude a entender mejor los misterios del Corazón de su Hijo."Horno de caridad" El horno arde. Al arder, quema todo lo material, sea leña u otra sustancia fácilmente combustible.

 El Corazón de Jesús, el Corazón humano de Jesús, quema con el amor que lo colma. Y este es el amor al Eterno Padre y el amor a los hombres; a las hijas y los hijos adoptivos. El horno, quemando, poco a poco se apaga. El Corazón de Jesús, en cambio, es horno inextinguible. En esto se parece a la "zarza ardiente" del libro del Éxodo, en la que Dios se reveló a Moisés. Era una zarza que ardía con el fuego, pero... no se "consumía" (Ex 3,2).

Efectivamente, el amor que arde en el Corazón de Jesús es sobre todo el Espíritu Santo, en el que Dios-Hijo se une eternamente al Padre. El Corazón de Jesús, el Corazón humano del Dios-Hombre, está abrazado por la "llama viva" del Amor Trinitario, que jamás se extingue.Corazón de Jesús-horno, ardiente de caridad. El horno, mientras arde, ilumina las tinieblas de la noche y calienta los cuerpos de los viandantes ateridos. Hoy queremos rogar a la Madre del Verbo Eterno, para que en el horizonte de la vida de cada uno de nosotros no cese nunca de arder el Corazón de Jesús, "horno ardiente de caridad." Para que El nos revele el Amor que no se extingue ni se deteriora jamás, el Amor que es eterno. Para que ilumine las tinieblas de la noche terrena y caliente los corazones.¡Cuánto se alegra la Iglesia por el hecho de que en este Corazón Divino se enciendan de amor los corazones humanos!Dándole las gracias por el único amor capaz de transformar el mundo y la vida humana, nos dirigimos con la Virgen Inmaculada, en el momento de la Anunciación, al Corazón Divino que no cesa de ser "horno ardiente de caridad". Ardiente: como la "zarza" que Moisés vio al pie del monte Horeb

ORACIÓN:

Corazón de Jesús dadme vuestra luz para que conozca las maravillas de vuestra Divina Realeza y sus inefables tesoros con el fin de amaros y serviros. Oh María, por tu Corazón Inmaculado, intercede en favor mío para que haga bien este ejercicio piadoso de preparación a la mayor gloria del Corazón de Jesús. AménSe rezan tres Avemaría y Gloria en recuerdo de las tres insignias: cruz, corona y herida de la lanza con que se le apareció el Sagrado Corazón al Beato Bernardo F. de Hoyos

.ORACIÓN :Oh Corazón Sacratísimo del Rey Divino, reinad en todos y cada uno de nosotros. Os prometo vivir siempre sometido de corazón a vuestra Voluntad para que vuestro Reinado de amor, justicia y de paz arraigue, se extienda, se purifique y perfeccione. Te lo pido por mediación del Corazón Inmaculado de María que vela con amor deMadre por tus intereses. Amén

*JACULATORIA*: “Señor Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo

VILMA ISABEL M. La Eucaristia.

LA EUCARISTIA

Es misterio

Es sacramento

Es sacrificio.

Como misterio, se cree

Como sacramento, se recibe

Como sacrificio, se ofrece.

Se propone al entendimiento como misterio.

Se da al alma como alimento

Se ofrece a Dios como homenaje

Como misterio, anonada.

Como sacramento, alimenta

Como sacrificio, redime.

Como misterio, es admirable.

Como sacramento, es deleitable.

Como sacrificio, es inefable.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es presencia real.

Como sacrificio, alimenta.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es sabrosísimo.

Como sacrificio, es valiosísimo.

VIDA ESPIRITUAL

« EL CORAZÓN DE JESÚS FORMADO POR EL ESPÍRITU SANTO EN EL SENO DE LA VIRGEN MADRE.* 

Jesucristo, Hijo único de Dios , que bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó en María, la Virgen, y se hizo hombre. La santa humanidad de Cristo es, por consiguiente, obra del Espíritu Divino y de la Virgen de Nazaret.Es obra del Espíritu  esto lo afirma el Evangelista Mateo refiriendo las palabras del Ángel a José: "Lo engendrado en Ella (María) es del Espíritu Santo" (Mt1,20); y lo afirma también el Evangelista Lucas, recordando las palabras de Gabriel a María: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra" (Lc 1,35).El Espíritu ha formado la santa humanidad de Cristo: su cuerpo y su alma, con toda la inteligencia, la voluntad, la capacidad de amar. En una palabra, ha plasmado el corazón del Padre en el corazón de su Hijo. La vida de Cristo está total mente dirigida por el Espíritu Santo. Del Espíritu le viene la sabiduría que llena de asombro a los doctores de la ley y a sus conciudadanos, el amor que acoge y perdona a los pecadores, la misericordia que se compadece de la  miseria del hombre, la ternura que bendice y abraza a los niños, la comprensión que alivia el dolor de los afligidos. Es el Espíritu quien dirige los pasos de Jesús, lo sostiene en las pruebas, sobre todo lo guía en su camino hacia Jerusalén, donde ofrecerá el sacrificio de la Nueva Alianza, gracias al cual se encenderá el fuego que El trajo a la tierra (Lc 12,49).
Por otra parte, la humanidad de Cristo es también obra de la Virgen. El Espíritu colocó el Corazón de Cristo en el seno de María, que colaboró activamente con El como madre y como educadora.+ Como Madre, Ella se adhirió consciente y libremente al proyecto salvífico de Dios Padre, con un  silencio lleno de adoración, el misterio de la vida que en Ella había brotado y se desarrollaba;+ Como educadora, Ella plasmo en el Corazón de su propio Hijo, junto con San José, las enseñanzas del pueblo elegido, inspirándole el amor a la ley del Señor, comunicándole la espiritualidad de los "pobres del Señor." Ella lo ayudó a desarrollar su inteligencia, a formar su carácter , su temperamento , a descubrir y desarrollar cautelosamente los dones y talentos  recibidos del Altísimo. Aún sabiendo que su  hijo era más que  ella ,  por ser "Hijo del Altísimo" (cf. Lc 1,32), no por ello la Virgen descuido de educarlo humanamente ( Lc. 2,51).Por tanto se puede afirmar que en el Corazón de Cristo brilla la obra admirable del Espíritu Santo, en El se hallan también los reflejos del corazón de la Madre.Del mismo modo el corazón de cada cristiano  debe ser  dócil a la acción del Espíritu, dócil a la voz de la Madre.

VIDA ESPIRITUAL

MEDITACIÓN :

El hombre encuentra en el Corazón de Cristo el acceso al Dios que es la Santísima Trinidad: al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Este único Dios - Uno y Trino a la vez - es un misterio inefable de la fe. Verdaderamente él "habita en una luz inaccesible" (1 Tm 6,16).Y, al mismo tiempo, el Dios infinito ha permitido que le abrace el Corazón de un Hombre cuyo nombre es Jesús de Nazaret, Jesucristo. Y a través del Corazón del Hijo, Dios Padre se acerca también al Corazón de cada hombre, de cada hijo suyo  y viene a ellos. Y así cada uno de nosotros es bautizado "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Cada uno de nosotros está inmerso, desde el principio, en el Dios, Uno y vivo, en el Dios vivificante. A este Dios lo confesamos como Espíritu Santo que, procediendo del Padre y del Hijo, "da la vida". El Corazón de Jesús fue "formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen Madre". El Dios que "da la vida" y "se entrega al hombre" comenzó la obra salvífica haciéndose hombre. Justamente en la concepción virginal y en su nacimiento de María, comienza su corazón humano "formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen Madre". A este Corazón queremos venerar siempre . A este Corazón hoy mismo queremos hacerle singular entrega de nuestros pobres corazones humanos, de los corazones probados de diversas maneras, oprimidos de diversos modos. Y también de los corazones confiados en el poder del mismo Dios y en el poder salvífico de la Santísima Trinidad.María, Madre Virgen, que conoces mejor que nosotros el Corazón Divino de tu Hijo, únete a nosotros hoy en esta adoración a la Santísima Trinidad e igualmente en la humilde oración por la Iglesia y el mundo. Tu sola eres la guía de nuestra plegaria.

VIDA.ESPIRITUAL

REFLEXIÓN :¡

JESUCRISTO ESTÁ VIVO !

Su Corazón está palpitando de amor y nuestro Corazón también debe palpitar junto al de Él.

1- JESÚS es una persona viva y cercana que se ha quedado con nosotros  en la Eucaristía y su Espíritu nos llama a estar junto a él. 

2- ÉL TE AMA ,  dice así Benedicto XVI: "Únicamente donde se ve a Dios comienza realmente la vida. Sólo cuando encontramos en Cristo al Dios vivo, conocemos al que es la Vida.»

«No somos el producto casual y sin sentido de la evolución; cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. » 

« Cada uno de nosotros es querido«

«  Cada uno es amado.«

« Cada uno es necesario. »

« Nada hay más hermoso que haber sido alcanzados, sorprendidos por el Evangelio, por Cristo. »

« Nada más bello que conocerle y comunicar a los otros nuestra amistad con Él.»

Pero no basta con sentir admiración por Jesucristo: es preciso dar un paso más., es compartir tu vida con Él, es reconocer a JESÚS  como Hombre-Dios y que es nuestro REDENTOR

.Como Zaqueo, debemos descubrir a Jesucristo, entre la multitud, viene hacia nosotrs y nos llama por nuestro  nombre, nos quiere redimir.

Por eso Jesús dice alojándose en la casa de Zaqueo: “HOY HA LLEGADO LA SALVACIÓN A ESTA CASA” (Lc 19,9). Esta es la esencia de la nuestra vida cristiana, una amistad verdadera con Jesucristo, un dejarse redimir como Zaqueo, y colaborando con Él en la Redención. 

¡Esto es maravilloso! Jesús nos ama más de lo que nosotras nos amamos.a nosotrs mismos . A ti mismo, y tal como eres, lleno de miserias, y solicita tu amistad y tu cooperación. 


3- ES SENSIBLE A TU RESPUESTA Le importas mucho a Jesucristo, no le es indiferente tu obrar y pensar. Tu vida es una operación en su Corazón, y en sus Manos , tú. puedes dañarla ò herirla ,  pero EL puede curar tus heridas sanar tu vida siendo un alivio y gozo para Él. 

Todavía no llegamos a  comprender el alcance del pecado. Pareciese  que en nuestro tiempo ha perdido el sentido de su gravedad, como si solamente fuese un desorden moral, una culpa jurídica o una falta a un punto de honor. En realidad nuestros pecados son la causa de los dolores de Jesús en la cruz. Él tomó sobre Sí nuestros pecados, sabiendo bien que eran nuestros, de cada uno de nosotros, los tuyos y los mios. Cada uno puede decir: si hubiera pecado menos, Jesús habría sufrido menos. "No es tal nuestro Pontífice ('Jezús)'que sea incapaz de compadecerse de nuestras miserias" (Hb 4,15). 

Jesús, que nos ama inmensamente, no recibe sino ingratitudes y su Corazón sufre por ello. Nuestros pecados son su sufrimiento más terrible. Cada pecado tuyo  y mío es una ingratitud contra Dios, nuestro Creador nuestro Redentor, nuestro Amigo sacrificado por ti y por mí.Pero podemos preguntarnos : ¿Sufre Cristo ahora? ¿No es impasible? ¿No está en el cielo glorioso? En su Cuerpo no puede sufrir, porque está Glorioso, en el cielo junto a Dios Padre , por eso es un sufrimiento y su dolor es un dolor en lo más profundo de su alma, es un dolor de corazón.

VIDA ESPIRITUAL

« El punto de encuentro de la Misericordia y la paz, es el corazón de Jesús y ahí debemos llegar con humildad y arrepentimiento»

VIDA ESPIRITUAL

Los pensamientos puros o impuros, los comparo como las cucarachas que están entre la basura siempre  ó como las mariposas que vuelan al infinito.

¿Qué quieres ser ?