Blogia
VILMA ISABEL M.

Vida Espiritual

VILMA ISABEL MELGAREJO : Corazón de Jesús

CORAZÓN DE JESÚS, HOGUERA ARDIENTE DE CARIDAD

REFLEXIÓN:

Durante la oración del Ángelus deseamos dirigir, juntamente con la Madre de Dios, nuestros corazones hacia el Corazón de su Hijo Divino. Nos hablan profundamente las invocaciones de estas espléndidas letanías, que rezamos o cantamos sobre todo en el mes de junio. Que la Madre nos ayude a entender mejor los misterios del Corazón de su Hijo."Horno de caridad" El horno arde. Al arder, quema todo lo material, sea leña u otra sustancia fácilmente combustible.

 El Corazón de Jesús, el Corazón humano de Jesús, quema con el amor que lo colma. Y este es el amor al Eterno Padre y el amor a los hombres; a las hijas y los hijos adoptivos. El horno, quemando, poco a poco se apaga. El Corazón de Jesús, en cambio, es horno inextinguible. En esto se parece a la "zarza ardiente" del libro del Éxodo, en la que Dios se reveló a Moisés. Era una zarza que ardía con el fuego, pero... no se "consumía" (Ex 3,2).

Efectivamente, el amor que arde en el Corazón de Jesús es sobre todo el Espíritu Santo, en el que Dios-Hijo se une eternamente al Padre. El Corazón de Jesús, el Corazón humano del Dios-Hombre, está abrazado por la "llama viva" del Amor Trinitario, que jamás se extingue.Corazón de Jesús-horno, ardiente de caridad. El horno, mientras arde, ilumina las tinieblas de la noche y calienta los cuerpos de los viandantes ateridos. Hoy queremos rogar a la Madre del Verbo Eterno, para que en el horizonte de la vida de cada uno de nosotros no cese nunca de arder el Corazón de Jesús, "horno ardiente de caridad." Para que El nos revele el Amor que no se extingue ni se deteriora jamás, el Amor que es eterno. Para que ilumine las tinieblas de la noche terrena y caliente los corazones.¡Cuánto se alegra la Iglesia por el hecho de que en este Corazón Divino se enciendan de amor los corazones humanos!Dándole las gracias por el único amor capaz de transformar el mundo y la vida humana, nos dirigimos con la Virgen Inmaculada, en el momento de la Anunciación, al Corazón Divino que no cesa de ser "horno ardiente de caridad". Ardiente: como la "zarza" que Moisés vio al pie del monte Horeb

ORACIÓN:

Corazón de Jesús dadme vuestra luz para que conozca las maravillas de vuestra Divina Realeza y sus inefables tesoros con el fin de amaros y serviros. Oh María, por tu Corazón Inmaculado, intercede en favor mío para que haga bien este ejercicio piadoso de preparación a la mayor gloria del Corazón de Jesús. AménSe rezan tres Avemaría y Gloria en recuerdo de las tres insignias: cruz, corona y herida de la lanza con que se le apareció el Sagrado Corazón al Beato Bernardo F. de Hoyos

.ORACIÓN :Oh Corazón Sacratísimo del Rey Divino, reinad en todos y cada uno de nosotros. Os prometo vivir siempre sometido de corazón a vuestra Voluntad para que vuestro Reinado de amor, justicia y de paz arraigue, se extienda, se purifique y perfeccione. Te lo pido por mediación del Corazón Inmaculado de María que vela con amor deMadre por tus intereses. Amén

*JACULATORIA*: “Señor Jesús manso y humilde de corazón, haz mi corazón semejante al tuyo

VILMA ISABEL M. La Eucaristia.

LA EUCARISTIA

Es misterio

Es sacramento

Es sacrificio.

Como misterio, se cree

Como sacramento, se recibe

Como sacrificio, se ofrece.

Se propone al entendimiento como misterio.

Se da al alma como alimento

Se ofrece a Dios como homenaje

Como misterio, anonada.

Como sacramento, alimenta

Como sacrificio, redime.

Como misterio, es admirable.

Como sacramento, es deleitable.

Como sacrificio, es inefable.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es presencia real.

Como sacrificio, alimenta.

Como misterio, es impenetrable.

Como sacramento, es sabrosísimo.

Como sacrificio, es valiosísimo.

VIDA ESPIRITUAL

« EL CORAZÓN DE JESÚS FORMADO POR EL ESPÍRITU SANTO EN EL SENO DE LA VIRGEN MADRE.* 

Jesucristo, Hijo único de Dios , que bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó en María, la Virgen, y se hizo hombre. La santa humanidad de Cristo es, por consiguiente, obra del Espíritu Divino y de la Virgen de Nazaret.Es obra del Espíritu  esto lo afirma el Evangelista Mateo refiriendo las palabras del Ángel a José: "Lo engendrado en Ella (María) es del Espíritu Santo" (Mt1,20); y lo afirma también el Evangelista Lucas, recordando las palabras de Gabriel a María: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra" (Lc 1,35).El Espíritu ha formado la santa humanidad de Cristo: su cuerpo y su alma, con toda la inteligencia, la voluntad, la capacidad de amar. En una palabra, ha plasmado el corazón del Padre en el corazón de su Hijo. La vida de Cristo está total mente dirigida por el Espíritu Santo. Del Espíritu le viene la sabiduría que llena de asombro a los doctores de la ley y a sus conciudadanos, el amor que acoge y perdona a los pecadores, la misericordia que se compadece de la  miseria del hombre, la ternura que bendice y abraza a los niños, la comprensión que alivia el dolor de los afligidos. Es el Espíritu quien dirige los pasos de Jesús, lo sostiene en las pruebas, sobre todo lo guía en su camino hacia Jerusalén, donde ofrecerá el sacrificio de la Nueva Alianza, gracias al cual se encenderá el fuego que El trajo a la tierra (Lc 12,49).
Por otra parte, la humanidad de Cristo es también obra de la Virgen. El Espíritu colocó el Corazón de Cristo en el seno de María, que colaboró activamente con El como madre y como educadora.+ Como Madre, Ella se adhirió consciente y libremente al proyecto salvífico de Dios Padre, con un  silencio lleno de adoración, el misterio de la vida que en Ella había brotado y se desarrollaba;+ Como educadora, Ella plasmo en el Corazón de su propio Hijo, junto con San José, las enseñanzas del pueblo elegido, inspirándole el amor a la ley del Señor, comunicándole la espiritualidad de los "pobres del Señor." Ella lo ayudó a desarrollar su inteligencia, a formar su carácter , su temperamento , a descubrir y desarrollar cautelosamente los dones y talentos  recibidos del Altísimo. Aún sabiendo que su  hijo era más que  ella ,  por ser "Hijo del Altísimo" (cf. Lc 1,32), no por ello la Virgen descuido de educarlo humanamente ( Lc. 2,51).Por tanto se puede afirmar que en el Corazón de Cristo brilla la obra admirable del Espíritu Santo, en El se hallan también los reflejos del corazón de la Madre.Del mismo modo el corazón de cada cristiano  debe ser  dócil a la acción del Espíritu, dócil a la voz de la Madre.

VIDA ESPIRITUAL

MEDITACIÓN :

El hombre encuentra en el Corazón de Cristo el acceso al Dios que es la Santísima Trinidad: al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Este único Dios - Uno y Trino a la vez - es un misterio inefable de la fe. Verdaderamente él "habita en una luz inaccesible" (1 Tm 6,16).Y, al mismo tiempo, el Dios infinito ha permitido que le abrace el Corazón de un Hombre cuyo nombre es Jesús de Nazaret, Jesucristo. Y a través del Corazón del Hijo, Dios Padre se acerca también al Corazón de cada hombre, de cada hijo suyo  y viene a ellos. Y así cada uno de nosotros es bautizado "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Cada uno de nosotros está inmerso, desde el principio, en el Dios, Uno y vivo, en el Dios vivificante. A este Dios lo confesamos como Espíritu Santo que, procediendo del Padre y del Hijo, "da la vida". El Corazón de Jesús fue "formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen Madre". El Dios que "da la vida" y "se entrega al hombre" comenzó la obra salvífica haciéndose hombre. Justamente en la concepción virginal y en su nacimiento de María, comienza su corazón humano "formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen Madre". A este Corazón queremos venerar siempre . A este Corazón hoy mismo queremos hacerle singular entrega de nuestros pobres corazones humanos, de los corazones probados de diversas maneras, oprimidos de diversos modos. Y también de los corazones confiados en el poder del mismo Dios y en el poder salvífico de la Santísima Trinidad.María, Madre Virgen, que conoces mejor que nosotros el Corazón Divino de tu Hijo, únete a nosotros hoy en esta adoración a la Santísima Trinidad e igualmente en la humilde oración por la Iglesia y el mundo. Tu sola eres la guía de nuestra plegaria.

VIDA.ESPIRITUAL

REFLEXIÓN :¡

JESUCRISTO ESTÁ VIVO !

Su Corazón está palpitando de amor y nuestro Corazón también debe palpitar junto al de Él.

1- JESÚS es una persona viva y cercana que se ha quedado con nosotros  en la Eucaristía y su Espíritu nos llama a estar junto a él. 

2- ÉL TE AMA ,  dice así Benedicto XVI: "Únicamente donde se ve a Dios comienza realmente la vida. Sólo cuando encontramos en Cristo al Dios vivo, conocemos al que es la Vida.»

«No somos el producto casual y sin sentido de la evolución; cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios. » 

« Cada uno de nosotros es querido«

«  Cada uno es amado.«

« Cada uno es necesario. »

« Nada hay más hermoso que haber sido alcanzados, sorprendidos por el Evangelio, por Cristo. »

« Nada más bello que conocerle y comunicar a los otros nuestra amistad con Él.»

Pero no basta con sentir admiración por Jesucristo: es preciso dar un paso más., es compartir tu vida con Él, es reconocer a JESÚS  como Hombre-Dios y que es nuestro REDENTOR

.Como Zaqueo, debemos descubrir a Jesucristo, entre la multitud, viene hacia nosotrs y nos llama por nuestro  nombre, nos quiere redimir.

Por eso Jesús dice alojándose en la casa de Zaqueo: “HOY HA LLEGADO LA SALVACIÓN A ESTA CASA” (Lc 19,9). Esta es la esencia de la nuestra vida cristiana, una amistad verdadera con Jesucristo, un dejarse redimir como Zaqueo, y colaborando con Él en la Redención. 

¡Esto es maravilloso! Jesús nos ama más de lo que nosotras nos amamos.a nosotrs mismos . A ti mismo, y tal como eres, lleno de miserias, y solicita tu amistad y tu cooperación. 


3- ES SENSIBLE A TU RESPUESTA Le importas mucho a Jesucristo, no le es indiferente tu obrar y pensar. Tu vida es una operación en su Corazón, y en sus Manos , tú. puedes dañarla ò herirla ,  pero EL puede curar tus heridas sanar tu vida siendo un alivio y gozo para Él. 

Todavía no llegamos a  comprender el alcance del pecado. Pareciese  que en nuestro tiempo ha perdido el sentido de su gravedad, como si solamente fuese un desorden moral, una culpa jurídica o una falta a un punto de honor. En realidad nuestros pecados son la causa de los dolores de Jesús en la cruz. Él tomó sobre Sí nuestros pecados, sabiendo bien que eran nuestros, de cada uno de nosotros, los tuyos y los mios. Cada uno puede decir: si hubiera pecado menos, Jesús habría sufrido menos. "No es tal nuestro Pontífice ('Jezús)'que sea incapaz de compadecerse de nuestras miserias" (Hb 4,15). 

Jesús, que nos ama inmensamente, no recibe sino ingratitudes y su Corazón sufre por ello. Nuestros pecados son su sufrimiento más terrible. Cada pecado tuyo  y mío es una ingratitud contra Dios, nuestro Creador nuestro Redentor, nuestro Amigo sacrificado por ti y por mí.Pero podemos preguntarnos : ¿Sufre Cristo ahora? ¿No es impasible? ¿No está en el cielo glorioso? En su Cuerpo no puede sufrir, porque está Glorioso, en el cielo junto a Dios Padre , por eso es un sufrimiento y su dolor es un dolor en lo más profundo de su alma, es un dolor de corazón.

VIDA ESPIRITUAL

« El punto de encuentro de la Misericordia y la paz, es el corazón de Jesús y ahí debemos llegar con humildad y arrepentimiento»

VIDA ESPIRITUAL

Los pensamientos puros o impuros, los comparo como las cucarachas que están entre la basura siempre  ó como las mariposas que vuelan al infinito.

¿Qué quieres ser ?

VIDA ESPIRITUAL

« El punto de encuentro de la Misericordia y la paz, es el corazón de Jesús y ahí debemos llegar con humildad y arrepentimiento»

JESÚS NOS ESPERA CON SU BENIGNIDAD

San Alfonso María de Ligorio.

*Jesús nos espera con suma benignidad*
Grande fue el amor que Jesucristo manifestó a la Samaritana cuando, sentado junto al pozo de Sicar, estuvo esperando a que viniese para convertirla y salvarla.

Pero, mayor aún es el amor que manifiesta a los hombres bajando del cielo todos los días sobre nuestros altares, esperando y convidando a las almas a que le hagan compañía, al menos por algún espacio de tiempo, a fin de atraerlas a su perfecto amor.

En todos los altares en que está Jesús Sacramentado parece que habla y que está diciendo: “Hombres, ¿Por qué huyen de mi presencia?, ¿por qué no vienen y se allegan a mí, que tanto los amo y que por su amor estoy aquí tan humillado? ¿cuál es su temor? yo no vengo ahora al mundo para juzgarlo, sino que estoy como escondido en este Sacramento de amor para comunicarles muchos bienes y salvar a todos los que Mí recurran”. 

Entendamos, pues, que, así como Jesucristo está vivo en el cielo rogando siempre por nosotros, así está también en el Santísimo Sacramento del altar, continuamente de día y de noche, haciendo este piadoso oficio de abogado nuestro, ofreciéndose al Padre como víctima, para alcanzarnos innumerables gracias y misericordias. 
Acerquémonos a hablar a Jesús Sacramentado con confianza y sin ningún miedo, así como hablan los amigos. 

Pues, Señor si tanta es tu bondad, permíteme que te abra mi corazón con toda confianza y te diga: ¡Oh Jesús!, Enamorado de las almas, conozco bien la ingratitud con que te tratan los hombres. Tú los amas y no eres amado, les haces el bien y recibes desprecios, les quieres hacer oir tus amorosas voces y ellos no te quieren escuchar, les ofreces tus gracias y ellos rehúsan admitirlas. 

Jesús, yo también fui del número de estos ingratos, pero quiero enmendarme y recompensar en los días que me restan de vida los disgustos que te he dado, haciendo de aquí en adelante, cuanto pueda para agradarte.  Di, señor, lo que quieres que haga y todo lo ejecutaré sin reserva; házmelo saber por medio de la santa obediencia, que no tardaré en cumplirla. 

Dios mío, propongo con toda determinación no dejar de hacer cosa alguna que sea de tu agrado, aunque por esto pierda todo cuanto amo en este mundo: familiares, amigos, estimación, salud, hasta la misma vida. ¡Feliz pérdida cuando todo se pierde y sacrifica por contentar a tu adorable Corazón, Dios de mi alma!

Te amo, Bien infinito. Deseo unir mi corazón a todos los corazones con que te aman los Serafines; lo uno al dulce Corazón de María y al Corazón misericordioso de Jesús. Te amo con todas mis fuerzas y solo a Ti quiero amarte siempre.

HORA SANTA: TABERNÁCULO

Santísimo Sacramento del Altar, Tabernáculo, Sagrario

Conocemos por *Santísimo Sacramento* a la *Hostia consagrada*, que es el *Cuerpo de Cristo*.
El Señor Jesús nos llama “amigos”, está siempre con nosotros y se manifiesta de modo visible en la Eucaristía, «sacramento del Sacrificio del Banquete y de la Presencia permanente de Jesucristo redentor». Su presencia en la Hostia consagrada es privilegiada y particularmente eficaz para poder «palpar el amor infinito de su corazón». Allí está presente por excelencia, en el modo como Él quiso permanecer entre nosotros. Jesús nos espera en este sacramento del amor.  No escatimemos tiempo para ir a encontrarlo en la adoración» 

Aunque Dios no está limitado a un espacio físico ni necesita habitar en lugares hechos por mano humana, Él quiso -en el tabernáculo- tener un espacio físico como lugar de encuentro con su pueblo pues Él quiso acercarse más al hombre y caminar con él. Para el pueblo de Israel era muy significativo el hecho de tener un lugar palpable y permanente en medio de ellos donde encontrarse con Dios y adorarlo. El tabernáculo fue construido por el pueblo de Israel según las instrucciones dadas por Dios por medio de Moisés (Éxodo, 25). 

*El tabernáculo enfatizaba el hecho que Dios era el centro principal del pueblo de Israel*,  la idea central del tabernáculo era que Dios habitaba entre su pueblo. 
En la actualidad, *el Sagrario o Tabernáculo es un pequeño recinto, a modo de caja, donde se guarda la Eucaristía después de la celebración para que Jesús Eucaristía sea adorado*. Junto al tabernáculo debe lucir permanentemente una lámpara para que indique y honre la presencia del Señor. 

A partir del siglo XIII con la institución del día del cuerpo de Cristo (Corpus Cristi) esta presencia palpable, visible, de Dios, esta inmediatez de su presencia, objeto singular de adoración, produjo un impacto muy notable en la mentalidad cristiana occidental e introdujo nuevas formas de piedad, exigiendo rituales nuevos; dando lugar a la adoración eucarística.

¡Vayamos al Encuentro del Señor! ¡Vayamos presurosos a adorarle!
 S.S. Juan Pablo II

 

 

 

HORA. SANTA

*Visitas al Santísimo Sacramento y a la Virgen Santísima*

La adoración eucarística es un momento de intimidad, de confianza y de amistad con Dios, para profundizar en la gracia de la comunión, revisar nuestro compromiso con la vida cristiana; la verificación de cada uno ante la Palabra del Evangelio. En esos ratos de oración ante el Santísimo, recordamos que su presencia es fruto del amor que nos tiene.  Es un momento oportuno para renovar nuestro propósito de ser santos y de responder generosamente al amor de Dios.  En la adoración también pedimos perdón por nuestras faltas, reconociendo con humildad que sólo Él tiene el poder para perdonarnos, renovando nuestra confianza en su misericordia. 
La adoración al Santísimo Sacramento es una práctica importante y seria en la vida espiritual de todo cristiano. Es recomendado para todos aquellos que quieren conocer mejor al Señor.

*La Hora Santa*
En una de sus apariciones a Sta Margarita María de Alacoque Jesús le dijo: _"Todas las noches del jueves al viernes te haré participar de la mortal tristeza que quise padecer en el Huerto de los Olivos; tristeza que te reducirá a una especie de agonía más difícil de soportar que la muerte. Y para acompañarme en aquella humilde plegaria, que entonces presenté a mi Padre, te postrarás con la faz en tierra, deseosa de aplacar la cólera divina y en demanda de perdón por los pecadores"._
Pío XI exhortó al ejercicio de la Hora Santa como un "obligado y amoroso recuerdo de las amargas penas que el Corazón de Jesús quiso soportar para la salvación de los hombres", para reparar las culpas recomendó esto, especialmente grato para Él: que usasen las súplicas y preces durante una hora (que con verdad se llama Hora Santa), ejercicio de piedad no sólo aprobado, sino enriquecido con abundantes gracias espirituales".   
Pio XI facilitó el tiempo para la Hora Santa al fijarlo desde la puesta del sol hasta su salida, aunque la hora más indicada es la de once a doce en la noche del jueves a viernes. 

La Hora Santa se puede llenar, por tanto, con varias devociones, como, por ejemplo: leer por espacio de quince minutos la agonía de Nuestro Señor y luego meditar otros tantos minutos lo leído; o hacer el devoto ejercicio del Vía Crucis o del Rosario doloroso. Sea cual sea la devoción elegida lo importante es que debe ofrecerse todo ello por la conversión de los pecadores, tal y como Jesús mismo manifestó a santa Margarita.

Al estar frente a Nuestro Señor, sólo hay que dejar que se exprese el corazón, mostrando nuestro amor, admiración, respeto. La expresión del amor no tiene una estructura formal, todas las oraciones, lecturas, meditaciones, pueden usarse para ir introduciéndose en el silencio interior.
También es bueno estar atento a escucharlo, permitir ese dialogo con Jesús, que tiene tantas cosas maravillosas que transmitirnos; nuestra alma necesita llenarse de Él. 
El Arzobispo Fulton J. Sheen decía: “La forma de conocer mejor a un amigo es pasar tiempo con él. Si nosotros queremos conocer mejor al Señor necesitamos también pasar tiempo con Él. Deberíamos estar con Jesús en oración silenciosa por lo menos una hora al día”.


SAN JOSÉ : 7 DOMINGOS DEDICADOS A CONOCERLO

«SEXTO DOMINGO*
Consideramos _*el dolor*_ a regresar a su Nazaret por el miedo a Arquelao y _*la alegría*_ al regresar con Jesús de Egipto a Nazaret y la confianza establecida por el Ángel.
Oh ángel de la tierra, glorioso San José, que pudisteis admirar al Rey de los cielos, sometido a vuestros más mínimos mandatos; aunque la alegría al traerle de Egipto se turbó por temor a Arquelao, sin embargo, tranquilizado luego por el ángel, vivisteis dichoso en Nazaret con Jesús y María.
Por este dolor y este gozo, alcanzadnos la gracia de desterrar de nuestro corazón todo temor nocivo, poseer la paz de conciencia, vivir seguros con Jesús y María y morir también asistidos por ellos.
¡Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía!
_*San José, Padre y Señor, ruega por nosotros.*_
💙Padre Nuestro
❤Ave María 
🙏🏻Gloria

SAN JOSÉ : 7 DOMINGOS DEDICADOS A CONOCERLO

« QUINTO DOMINGO*
Este quinto domingo consideramos _*el dolor*_  en su afán de educar y servir al Hijo del Altísimo, especialmente en el viaje a Egipto y _*la alegría*_ al tener siempre con él a Dios mismo, y viendo la caída de los ídolos de Egipto.
Oh custodio vigilante, familiar íntimo del Hijo de Dios hecho hombre, glorioso San José, ¡cuánto sufristeis teniendo que alimentar y servir al Hijo del Altísimo, particularmente en vuestra huida a Egipto!, pero cuán grande fue también vuestra alegría teniendo siempre con Vos al mismo Dios y viendo derribados los ídolos de Egipto.Por este dolor y este gozo, alcanzadnos alejar para siempre de nosotros al tirano infernal, sobre todo huyendo de las ocasiones peligrosas, y derribar de nuestro corazón todo ídolo de afecto terreno, para que, ocupados en servir a Jesús y María, vivamos tan sólo para ellos y muramos gozosos en su amor.
¡Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía!
_*San José, Padre y Señor, ruega por nosotros.*_
💙Padre Nuestro❤Ave María y Gloria

SAN JOSÉ : 7 DOMINGOS DEDICADOS A CONOCERLO

«CUARTO DOMINGO*
Este cuarto domingo consideramos _*el dolor*_ la profecía de Simeón, al predecir los sufrimientos de Jesús y María  _y *la alegría*_ la predicción de la salvación y gloriosa resurrección de innumerables almas.
Oh Santo fidelísimo, que tuvisteis parte en los misterios de nuestra redención, glorioso San José; aunque la profecía de Simeón acerca de los sufrimientos que debían pasar Jesús y María os causó dolor mortal, sin embargo os llenó también de alegría, anunciándoos al mismo tiempo la salvación y resurrección gloriosa que de ahí se seguiría para un gran número de almas.Por este dolor y por este gozo conseguidnos ser del número de los que, por los méritos de Jesús y la intercesión de la bienaventurada Virgen María, han de resucitar gloriosamente.
¡Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía!
_*San José, Padre y Señor, ruega por nosotros.*_
💙Padre Nuestro❤Ave María y Gloria

SAN JOSÉ : 7 DOMINGOS DEDICADOS A CONOCERLO

« TERCER DOMINGO*
Este tercer domingo consideramos _*el dolor*_ cuando la sangre del niño Salvador fue derramada en su circuncisión  _y *la alegría*_ dada con el nombre de Jesús.
Oh ejecutor obedientísimo de las leyes divinas, glorioso San José: la sangre preciosísima que el Redentor Niño derramó en su circuncisión os traspasó el corazón; pero el nombre de Jesús que entonces se le impuso, os confortó y llenó de alegría.
Por este dolor y este gozo alcanzadnos el vivir alejados de todo pecado, a fin de expirar gozosos, con el santísimo nombre de Jesús en el corazón y en los labios.
¡Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía!
_*San José, Padre y Señor, ruega por nosotros.

CÓMO AYUNAR EN CUARESMA

PAPA FRANCISCO
Ayunos de cuaresma :
Manifestaciones concretas del *amor de Dios

💠1.saludar. (siempre y en todo lugar)

💠2. Dar las *gracias* (aunque no "debas" hacerlo).

💠3. Recordarle a los demás cuanto los *amas.*

💠4. *Saludar con alegría* a esas personas que ves a diario.

💠5. Escuchar la *historia* del otro, sin prejuicios, *con amor*.

💠6. Detenerte para *ayudar*. Estar *atento a quien te necesita.*

💠7. *Levantarle los ánimos* a alguien.

💠8. *Celebrar* las *cualidades* o *éxitos* de otro.

💠9. *Seleccionar* lo que no usas y *regalarlo* a quien lo necesita.

💠10. *Ayudar cuando se necesite* para que otro descanse.

💠11. *Corregir con amor,* no callar por miedo.

💠12. *Tener buenos detalles* con los que están *cerca de ti.*

💠13. *Limpiar lo que uso en casa.*

💠14. *Ayudar a los demás a superar obstáculos*.

💠15. *Llamar por teléfono a tus padres*, si tienes la fortuna de tenerlos.


• *Ayuna de palabras hirientes* y transmite palabras bondadosas

• *Ayuna de descontentos* y llénate de gratitud

• *Ayuna de enojos* y llénate de mansedumbre y de paciencia

• *Ayuna de pesimismo* y llénate de esperanza y optimismo

• *Ayuna de preocupaciones* y llénate de confianza en Dios

• *Ayuna de quejarte* y llénate de las cosas sencillas de la vida

• *Ayuna de presiones* y llénate de oración

• *Ayuna de tristezas* y amargura y llénate de alegría el corazón

• *Ayuna de egoísmo* y llénate de compasión por los demás

• *Ayuna de falta de perdón* y llénate de actitudes de reconciliación

• *Ayuna de palabras* y llénate de silencio y de escuchar a los otros

🌟Si todos intentamos este ayuno, lo cotidiano se llenará de:

*PAZ,*💜
*CONFIANZA,*💜
*ALEGRÍA,*💜
Y *VIDA*💜

 

JESÚS ADMIRABLE EN SU AMOR

San Alfonso María de Ligorio
Los gentiles, al oír referencias acerca de las obras admirables de amor de nuestro Dios, exclamaban: “¡Oh, qué bueno es el Dios de los cristianos!”Y aunque los gentiles hacían sus dioses a medida de sus gustos y caprichos, no obstante, si leemos sus historias, veremos que entre tantas fábulas y en medio de tantos dioses inventados, nadie llegó jamás a crear o imaginar un Dios tan enamorado de los hombres como nuestro Dios, el cual, para dar pruebas de su amor a los que le adoran y para enriquecerlos de gracia, obró este admirable prodigio de amor de quedarse día y noche escondido en nuestros altares, constituyéndose en nuestro perpetuo compañero, como si no pudiera, ni siquiera un instante, separarse de nosotros.¡Dulce Jesús!, has obrado el más estupendo de tus milagros para satisfacer el excesivo deseo que tienes de vivir siempre con nosotros. Y, sin embargo, ¿por qué los hombres huyen de tu presencia? ¿Cómo pueden vivir tanto tiempo lejos de Ti? Un cuarto de hora que pasen en tu presencia les parece un siglo, por el fastidio que sienten.¡Oh paciencia de Jesús, cuán grande eres! Mas , ya entiendo, Señor, que es grande porque es muy grande el amor que tienes a los hombres y este es el motivo que te obliga a permanecer continuamente entre tantos ingratos.
Dios mío, no permitas que de aquí en adelante pertenezca al número de ingratos como lo he sido hasta ahora.Concédeme un amor igual al que Tú mereces y a la obligación que tengo de amarte.Hubo un tiempo en que también me cansaba de estar en tu presencia porque no Te amaba o porque Te amaba muy poco; mas si con tu gracia llego a amarte cuanto debo, entonces, Señor, no me cansaré de estar a tus pies día y noche.Te ofrezco, Padre, a tu mismo Hijo y por sus méritos te pido un amor tan ardiente al Santísimo Sacramento que siempre que pase por una iglesia, desee ansiosamente el momento de correr a Tu presencia para adorarte y amarte.

SAN JOSÉ : 7 DOMINGOS DEDICADOS A CONOCERLO


SEGUNDO DOMINGO
Consideramos :

El dolor , al ver nacer el niño Jesús en la pobreza  y  la alegría al escuchar la armonía del coro de los ángeles y observar la gloria de esa noche.

Oh bienaventurado patriarca, glorioso San José, escogido para ser padre adoptivo del Hijo de Dios hecho hombre: el dolor que sentisteis viendo nacer al niño Jesús en tan gran pobreza se cambió de pronto en alegría celestial al oír el armonioso concierto de los ángeles y al contemplar las maravillas de aquella noche tan resplandeciente.

Por este gran dolor, ayúdanos a desprendernos de todas las cosas de la tierra, convencidos de que solo Dios basta.

Haz que sepamos seguir a Jesús desde Belén al Calvario, con el sentido sobrenatural y el garbo humano con que tú supiste llevar, con Jesús y María, la cruz que el Señor dispuso para ti.

Te pedimos también, por el inmenso gozo que tuviste al ver a Jesús recién nacido, mientras escuchabas el canto de los Ángeles en el cielo, proclamando la gloria de Dios y la paz para los hombres de buena voluntad: ¡Bendice a todos los hijos de la Iglesia de Dios y atiende especialmente a los más necesitados!

¡Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía!

*San José, Padre y Señor, ruega por nosotros.*

Rezar :
Padre Nuestro, Ave María  y  Gloria.

SAN JOSÉ : 7 DOMINGOS DEDICADOS A CONOCERLO

San José, poco conocido y amado como el esposo de la Virgen  Maria .Contenplemos los principales misterios acontecidos a los largo de su vida en la tierra entretejidos de gozos y dolores, en los que se refleja toda vida humana, y en la que encontramos luz, serenidad, fortaleza, sentido sobrenatural, amor a Dios Padre, a Dios Hijo, a Dios Espíritu Santo y a la Santísima Virgen.

PRIMER DOMINGO 

Consideramos :

* El dolor » cuando  estaba dispuesto a repudiar a su inmaculada esposa y  * l a alegría*  cuando el Arcángel le reveló el sublime misterio de la encarnación.

¡Oh castísimo esposo de María, glorioso San José!, ¡qué aflicción y angustia la de tu corazón en la perplejidad en que estabas sin saber si debías abandonar o no a tu esposa sin mancilla! Pero ¡cuál no fue también tu alegría cuando el ángel te reveló el gran misterio de la Encarnación!

Por este dolor y este gozo acompáñanos siempre, ¡ayúdanos!, en nuestras grandes o pequeñas noches oscuras del alma, cuando no entendamos los designios de Dios o no sepamos descubrir su amabilísima Voluntad en los sucesos de cada día.

Ayúdanos a ser humildes, a permanecer en oración, hasta de noche, en sueños, para que -fieles- alcancemos la gracia de la perseverancia final.

Que agradezcamos al Señor cada instante de nuestra existencia, seguros de que pase lo que pase siempre aguarda una tarea importante que cumplir en la obra de la Redención.

*San José, Padre y Señor, ruega por nosotros .»

REZAR :

Padre  Nuestro, Ave María y Gloria .

JESÚS CON SU BENIGNIDAD ESCUCHA NUESTRAS ORACIONES

San Alfonso María de Ligorio.

« Esta es mi mansión por siempre; aquí habitaré, pues así lo quise”

Señor, si Tú escogiste tu habitación entre nosotros, queriéndote quedar en el Santísimo Sacramento y el amor que nos tienes te hace hallar aquí tu reposo, justo será que nuestros corazones habiten siempre contigo por amor y encuentren allí todas sus delicias y descanso. ¡

¡ Dios mío, Dios mío !, ¿Y por qué desperdicié tantos años sin amarte?

Maldigo aquellos años infelices y desgraciados.

¡Paciencia infinita de Dios!, te alabo y te adoro por tantos años que me has soportado así, ingrato y malo., sin embargo, a pesar de mi ingratitud, me has esperado. ¿Para qué, Dios mío, para qué?,

Para que, vencido un día por tu misericordia y tu amor, me entregue todo a Ti, pues, no quiero resistirme más, no quiero ser más ingrato. Quiero consagrarte este tiempo que me queda de vida. 

Espero, Jesús, que me ayudes a ser todo tuyo. Tú me has favorecido cuando huía de Ti y despreciaba tu amor. ¿Me dejarás ahora que te busco y que deseo amarte sinceramente?

Dame, pues, la gracia para que te ame, oh Dios digno de infinito amor.

Te amo con todo mi corazón. Te amo sobre todas las cosas. Te amo más que a mí mismo y más que mi propia vida

Me arrepiento de haberte ofendido, Bondad infinita. Perdona mis pecados y, juntamente con el perdón, dame la gracia de amarte hasta la muerte y por toda la eternidad.  

Tú, que me inspiras el deseo, dame fuerzas para cumplirlo. 

VE DONDE « MARIA »  ELLA COLABORA u JESÚS¡

María!, nadie se salva sino por Ti. A nadie se le concede una gracia sino por Ti. Luego, si Tú no me ayudas, Madre y esperanza mía, yo estoy seguramente perdido y no llegaré a bendecirte en el paraíso. 

Mas, ¡Oh María!, oigo decir a todos los Santos que Tú jamás abandonas al que a Ti recurre y que solo se pierde quien a Ti no recurre. 

Yo, pues, miserable pecador, a Ti recurro y en Ti pongo todas mis esperanza.

« Angel de mi guarda, custodia mi alma para que en todo momento alabe y bendiga a Dios! *